societario-copia

Transmisión de acciones mortis causa. Cláusulas limitativas

Sobre la incorporación de cláusulas que limitan la transmisión de acciones mortis causa en la sociedad anónima, existe –ante la ausencia de reglas para este tipo societario- un debate doctrinario y judicial inconcluso.

Muchos opinan que prevalece la automaticidad sucesoria (art. 2337 del CCC), en cuya virtud el heredero queda investido de su calidad de tal desde el día de la muerte del causante, sin ninguna formalidad o intervención de los jueces, aunque ignore la apertura de la sucesión y su llamamiento a la herencia. Quienes opinan de este modo, consideran que una cláusula societaria limitativa de la transmisión mortis causa de acciones, contraría el principio expuesto y, por consiguiente, no sería admisible.

Sin embargo hay antecedentes judiciales que han aceptado la limitación que nos ocupa: en autos “El Chañar S.A.” (CNCom., sala B, autos “El Chañar S.A. ante la Inspección General de Justicia, trámite de precalificación”, 27-10-93) la sala B de la Cámara Comercial admitió la aplicación del art. 214 de la LS a la transmisibilidad de las acciones nominativas en caso de muerte de los socios y, en consecuencia, legitimó la inserción de cláusulas estatutarias que otorguen a los socios supérstites o a la propia sociedad, el derecho de preferencia u opción para la adquisición de las acciones de las que era titular el accionista fallecido. En un primer momento, la Inspección General de Justicia había rechazado la validez del pacto de preferencia ante la muerte del socio, por considerar que atentaba contra las disposiciones del derecho sucesorio. Contrariamente a ello, en el dictamen del fiscal Calle Guevara, luego compartido por la Cámara, se defendió la validez de la cláusula a partir de una interpretación armónica de los arts. 3417 y 1195 del CC (código anterior, pero replicado con normas similares en el actual) y el art. 214 de la LS. Sostuvo que, si bien el art. 3417 del CC establece que los sucesores universales se encuentran, en principio, en la misma situación que las partes a las cuales suceden, ello no es principio absoluto, pues dicha norma excluye los derechos que no son transmisibles por sucesión, entre los cuales están previstos “los derechos intransmisibles en virtud de una cláusula contractual” (art. 1195). Por otra parte, el citado fiscal agregó como reflexión que el art. 214 de la LS se refiere a la transmisibilidad de las acciones, sin especificación alguna, lo que permite considerar comprendidas ambas forma o modos de transmisión.

En suma, se trata de un tema legal controvertido, sin conclusión dirimente hasta el momento.

Publicado en Societario y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *