Interrogantes en embargos de cuenta corriente bancaria

Por Eduardo A. Barreira Delfino

“El nuevo Código despeja las dudas, al consignar expresamente que el depositante (ahorrista) transfiere la «propiedad» del dinero depositado al banco, quien, como contrapartida, le otorga un crédito a su favor, asumiendo la obligación de efectivizarlo en la moneda de la misma especie, a simple requerimiento del cliente (imposición a la vista) o al vencimiento del término estipulado (imposición a plazo).”

“Efectivamente el texto del art. 1390 del CCCN, resulta claro e indubitable, dejando establecido que la propiedad de los fondos depositados pertenece al banco y que, como contrapartida, el cliente depositante adquiere un crédito contra el banco. Aunque cabe aclarar, que ese crédito no equivale al total de lo depositado, sino que ese crédito es determinable día a día, conforme sea el saldo que muestre la cuenta, luego de la compensación diaria de los créditos y débitos anotados en la misma.”

“Aprehendida la innovación comentada, fácil resulta advertir que no es una simple anécdota de redacción, sino que es muy profunda y que genera múltiples interrogantes, a saber:
● ¿Siendo los fondos ingresados en la cuenta corriente bancaria, de propiedad del banco, resulta procedente la traba de embargo dirigida al titular de la cuenta, siendo que los fondos existentes no le pertenecen?
● ¿En su lugar, no correspondería que la traba del embargo recaiga sobre el crédito que el cuentacorrentista tiene contra el banco, en concepto de contrapartida funcional?
● ¿El juez puede embargar y ordenar la transferencia de los fondos embargados, al banco correspondiente que se indique en la medida judicial, y anotados en la cuenta perteneciente al Juzgado?
● ¿La procedencia de esa transferencia a otro banco, no afecta la capacidad prestable del banco donde se encuentra abierta la cuenta corriente embargada?
● ¿Es atendible que tal afectación de la capacidad prestable del banco de la cuenta embargada, permita beneficiar la capacidad prestable del banco receptor de la transferencia de dinero ordenada por el juez?
● ¿No habría un tratamiento diferenciado en beneficio de un banco en detrimento del otro?
● ¿El BCRA como autoridad de supervisión prudencial bancaria, no debería ser opinar al respecto, acerca de la incidencia que puede tener en la liquidez y solvencia del banco de radicación de la cuenta?
● ¿También resulta procedente trabar el embargo sobre los fondos de la cuenta corriente bancaria que el deudor pudiera registrar en el futuro?
● ¿Esta modalidad a futuro, tiene respaldo en norma específica que la convalide?
● ¿El embargo sobre fondos que vayan a ingresar en el futuro, no vulnera los arts. 531-1 del CPCCN y 529-1 del CPCCBA, al transgredir la exigencia de determinar e individualizar el asiento del embargo (“bienes suficientes”, o sea, preexistentes), a la par de impedir limitar la medida a los bienes necesarios?
● Tal modalidad, no encubre una «inhibición general» para operar en el sistema, lo que podría causar al embargado serios, graves y desproporcionados perjuicios.
● ¿Además, cuál es la suerte de los débitos por pagos o remesas, comisiones, gastos, cargos e impuestos autorizados por el cuentacorrentista?”

“Surge que el nuevo Código, sin lugar a dudas fuerza a un nuevo análisis de la temática de los embargos de los fondos en las cuentas corrientes bancarias.”

“… el embargo del crédito impediría que el cuentacorrentista pueda librar cheques, hacer transferencias y efectuar retiros de su cuenta corriente. Pero los nuevos depósitos y créditos a favor del titular embargado, no deben ser afectados por el embargo, porque pertenecen al banco y se originaron con posterioridad a la traba.”

“Asimismo, también estimo improcedente solicitar el embargo de todos los créditos que el deudor ejecutado tenga en el sistema bancario, comunicándose al BCRA para que lo haga saber a todos los bancos del sistema, porque ello no solo resulta impreciso e indeterminado, lo que conspira contra el instrumento del embargo, sino porque además se utiliza al BCRA como un simple cadete notificador de la medida que decreta la Justicia, aliviando el trabajo del embargante.”

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *