La obligación mercantil de rendir cuentas | Sus alcances

La obligación de rendir cuentas no requiere la caracterización jurídica de la relación que liga a las partes o la ubicación de ella en alguno de los contratos típicamente preceptuados en la ley; basta a ese fin, la existencia de negociaciones en las cuales se hayan administrado bienes, gestionado negocios total o parcialmente ajenos, ejecutado un hecho que suponga manejo de fondos ajenos o de bienes que no le pertenezcan en propiedad o involucren un interés ajeno.
De modo que deben rendir cuentas quienes contratan por cuenta ajena, con o sin representación o quienes están obligados a restituir.

Fuente: 10348/2016 – “Coppel SA c/ ART Collection SA s/ ordinario” – CNCOM – SALA F – 01/02/2021

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *