Admisión judicial que admite el anatocismo (capitalización de intereses)

“…desde hace muchos años, la constante pérdida de valor adquisitivo de la moneda ha derivado en muy altas tasas de interés bancarias (aun las teóricas de descuento de la banca oficial). Tasas que, evidentemente, tienen un importante ingrediente que busca compensar la inflación.”

“De allí la trascendencia de una correcta interpretación de los textos legales a la luz de la realidad actual de graves distorsiones y su aplicación al caso concreto atendiendo a la letra de la sentencia.”

“…Atilio Alterini ha dicho que es incomprensible la exigencia de que, con condena firme, la deuda sea liquidada y que el juez ordene su pago para que proceda la capitalización de intereses (en cita de Eduardo Barbier, en J.A. 1993- III-846). De su lado, Pizarro, citando a Ossola, explica que cuando la sentencia está firme el acreedor está legitimado para promover su ejecución. Y la liquidación, que debe ser notificada al ejecutado, importa una explícita exigencia de pago. De modo que si la liquidación es aprobada y el deudor no cumple, en la próxima liquidación el acreedor queda habilitado para capitalizar los intereses devengados hasta la primera. En realidad, como pone de resalto Pizarro, con la condena firme, el deudor está en mora (Pizarro, R. D., “Los intereses en el Código Civil y Comercial”, cap. XIII, L.L. 31-7-2017, AR/DOC/1878/2017).”

“Finalmente hay que mencionar una especial particularidad del caso bajo examen. Y es el cambio de tasa de interés que dispuso la sentencia. Esta particularidad aleja la pertinencia de aplicar a la letra el art. 770 del CCyC, porque debemos encuadrar esa disposición particular para este supuesto sin desmedro del derecho de propiedad del acreedor. No se trata de interpretar una capitalización sin liquidación a la luz del art. 770 sino de aplicar lo que se ha resuelto por sentencia firme.”

“Y el único modo de hacerlo sin caer en el absurdo que antes se resaltara, es calcular cuál era el capital más los intereses al momento del cambio de tasa, y sobre ese total calcular los intereses a tasa activa. De hacerlo de otra forma, habría una enorme licuación de la deuda, deuda generada hace casi dos décadas por una mala praxis profesional que provocara un enorme daño personal al reclamante.”

«En primer lugar, la irrazonabilidad y absurdidad de los resultados numéricos. En segundo lugar, que esto deriva en una invitación al condenado por sentencia firme a no pagar. A no pagar nunca. Lo que, a pesar de la generalizada anomia reinante, es contrario al espíritu de la ley, de la Constitución nacional y de los Tratados Internacionales que la integran. El debido proceso, el juicio justo –he señalado muchas veces-, no termina en el simple dictado de una sentencia justa sino en el justo cumplimiento de la manda judicial; justicia que sólo se da cuando no se tuerce el sentido de la decisión y ella se cumple en tiempo razonable.» (Dr. Liberman, según su voto)

“Es comprensible que, si dichos importes hubieran sido oblados en tiempo oportuno, hubieran integrado ‘in totum’ –capital e intereses- el patrimonio del deudor y, tales cantidades, el acreedor satisfecho hubiera podido redituarlas a la vez como producto de eventuales inversiones. Al ser privado de esa posibilidad por el incumplimiento de su deudor, no se advertiría justicia en la decisión de desdoblar la deuda, ya que es la totalidad de la misma la que él debió percibir en tiempo y no sólo el importe correspondiente al capital” (Estévez Brasa, Teresa M., “Los riesgos del anatocismo”, L.L. 1976-D, 899/900; conf. en lo pertinente, Raffo Benegas, en Llambías, Tratado… – Obligaciones, tomo II-A, 5ª. edición, pág. 242, nota 130).” (Dr. Liberman, según su voto)

“Desde un marco más teórico desde lo económico, -añadí más adelante-Cammisa explica que la razón de la capitalización “es muy sencilla, los intereses se capitalizan y generan nuevos intereses, porque en un momento determinado, se entiende que el acreedor debió reencontrarse con el capital más los intereses adeudados, lo que le permitiría obtener nuevos réditos de toda esa suma.” (…) “Desde la rama financiera, se considera que el interés debe contener necesariamente una capitalización periódica” (Cammisa, Augusto G., ntereses moratorios judiciales, ed. Advocatus, Córdoba, 2005, pág. 189).” (Dr. Liberman, según su voto)

Expte. Nº 85155-2005 – “F. R. E. c/ C. A. y Otros s/daños y perjuicios – resp. prof. medicos y aux.” – CNCIV – SALA L – 30/10/2020

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *