articulos-copia

ARTÍCULO. La S.A.S. le abre camino al Bitcoin

Hasta el dictado de la Ley de apoyo al capital emprendedor o “Ley de Emprendedores” (Ley N° 27.349) los aportes de capital estaban regidos por la Ley General de Sociedades (Ley N° 19.550 o “LGS”). En ese sentido, la LGS y la reglamentación dispuesta por la Inspección General de Justicia, establece dos grandes categorías de aportes de capital, que pueden ser realizados por los accionistas o un tercero, a los efectos de incorporarse como tal, a saber: Aportes de dinero y Aportes en especie. Según el tipo de aporte, la valuación y la forma de acreditar la integración de dichos aportes se debe realizar de distinta manera, entre los que podemos destacar:

i) Aportes de dinero.

Aportes en moneda de curso legal. En éste supuesto no es necesario establecer ningún tipo de valuación, ya que el aporte es realizado en moneda de curso legal. Lo único que exige la normativa citada, es que dicho aporte sea integrado en un 25% y el saldo dentro del plazo de 2 años. A los efectos de obtener la inscripción registral del aumento de capital, será necesario presentar una certificación y dictamen contable acreditando tal extremo.

Aportes irrevocables. Los paradójicos aportes irrevocables (que no siempre son irrevocables, ya que pueden ser devueltos a quien hizo el aporte) deben ser realizados siempre en dinero. Estos podrán ser en moneda de curso legal o bien en moneda extranjera. Si el aporte es moneda extranjera, dicho aporte es valuado conforme el tipo de cambio comprador correspondiente al cierre de las operaciones del Banco Nación a la fecha de aceptación por parte del órgano de administración (Directorio o Gerencia). En ambos casos, también será necesario presentar una certificación contable que acredite su integración.

ii) Aportes en especie.

Los aportes en especie (bienes automotores, inmuebles, títulos valores, acciones, etc..), por el contrario, al no poseer un “valor objetivo”, están sometidos a distintas reglas, según el tipo de aporte. Entre ellos, mencionaremos sólo aquellos que en cierta manera se asemejan más a lo que nos concierne en el presente artículo.

Aporte de títulos valores que cotizan en bolsa. La valuación de los aportes realizados mediante la entrega de títulos valores que cotizan en bolsa se determina en base al precio del cierre bursátil del día anterior de la asamblea que resuelve su capitalización.

Aporte de títulos valores que NO cotizan en bolsa. En este caso, la valuación del aporte debe ser realizado por perito cuando se trate de sociedades por acciones. En los restantes tipos societarios, se deben presentar una valuación pericial, informe de contador público o mencionar otros antecedentes justificativos de la valuación.

En éstos casos, para poder obtener la inscripción registral de éstos aumentos de capital, producto de los aportes realizados en especie, no sólo deberá presentarse la certificación contable acreditando su integración, sino también el criterio de valuación empleado y su justificación técnica y legal.

Categorización del bitcoin como aporte de capital.

Hecha esta introducción sobre el régimen actual y valuación de los aportes, es importante analizar la categorización de un aporte en Bitcoin y demás “criptomonedas”.

Si bien en una primera instancia puede parecer que el Bitcoin es una moneda o “dinero electrónico”, esto no puede ser calificado como tal desde el punto de vista legal. Ante todo, porque éstas criptomonedas no poseen curso legal, no son unidades de medida, ni son emitidas por una autoridad emisora oficial. Por el contrario, la emisión, el control de su distribución y el valor se realiza entre particulares y por el valor de “mercado” o por las leyes de “oferta y demanda”. Es así que la mayoría de los especialistas del tema, hacen referencia al Bitcoin como un “bien” o “activo financiero”.

Es así que, si al día de hoy y bajo el régimen vigente, una persona o sociedad decidiera realizar un aporte de capital en Bitcoin en sociedades que nos sean SAS, la valuación de dicho aporte podrá estar sujeta a las siguientes reglas, según su categorización bajo las estructuras actuales: i) asimilación del Bitcoin a un título que cotiza en mercado y como tal, sujeto a la valuación de dicho mercado; ii) asimilación a títulos valores que NO cotizan en bolsa y como tal, sujeto a valuación pericial.

Para llevar esto a un punto práctico, sólo los invito a un desafío: ¿Se imaginan conseguir un perito oficial en criptomonedas? ¿Alguna vez se han preguntado cuanto es el costo de una certificación contable y valuación pericial?

Les adelanto una pista, será más costoso y difícil de registrar un aporte en Bitcoins, que el aporte en sí.

La novedad introducida por las SAS.

Hecha toda esta explicación, ahora la solución para todos aquellos fanáticos y creyentes en las monedas del futuro.

Si el aporte de capital se realizara en una SAS, dicho aporte estará regido por la Ley 27.349 y Resolución General 6/17 de la Inspección General de Justicia, por lo que todos los criterios descriptos previamente, resultan totalmente ajenos. Esta normativa dispone en relación a los aportes no dinerarios, dos reglas claras y sencillas:

Valuación: Los aportes no dinerarios pueden ser efectuados al valor que unánimemente pacten los socios en cada caso, debiendo indicar en la asamblea sólo los antecedentes justificativos de la valuación.

Es decir, que la valuación de los aportes en Bitcoins, será realizada por los propios socios, sin necesidad de justificar la valuación recurriendo a un perito o contador público.

Dilucidado el punto de la valuación (seguramente por la propia desconfianza habitual) la segunda afirmación sería: ¡Seguro que tengo que presentar una certificación contable!

Acreditación integración aportes no dinerarios: La segunda buena noticia es justamente la respuesta a ello. La integración de los aportes no dinerarios debe acreditarse a través de archivo digital, que contenga el acta de los socios de la cual surjan los bienes aportados y su valuación, y el acta del cual surja la efectiva integración. Sólo deberá presentarse un dictamen profesional, en defecto de éstas actas.

Conclusión: Hoy la SAS le abre camino al Bitcoin y podrán realizarse aportes de capital en dicha criptomoneda u otras, sin ninguna complejidad ni costo adicional. Sólo será necesario: i) acta que apruebe el aporte t capitalización en Bitcoins, donde los socios establecerán su valuación de común acuerdo y; ii) acta del órgano de administración posterior, de la cual surja que los Bitcoins han ingresado a la cuenta o “eWallet” de la Sociedad.

Fuente: ElDial.com Por Mariana Berger

Publicado en Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *