ARTÍCULO. El ABC del bitcoin: Lo que hay que saber de la moneda digital

El primer problema de una innovación importante es querer definirla con las ideas viejas, que se rompen al estirarlas para cubrir el nuevo paradigma. Google nació cuando Larry Page y Sergey Brin trabajaban para armar una “biblioteca universal y digital integrada” en la Universidad de Stanford, que poco se parece a lo que el buscador pasó a significar. A los primeros autos se les decía “carruajes sin caballos”, que hoy suena, al menos, cómico.

Lo mismo pasa con la moneda digital bitcoin, y la tecnología que lo habilita blockchain. Así como en los primeros días de Internet la red era algo para unas pocas computadoras y mentes embebidas de conocimientos técnicos y hoy su uso está expandido a nivel mundial, un fenómeno similar sucede con las criptomonedas. Todavía falta para replicar la facilidad con la que niños y abuelos usan Facebook, pero no es descabellado pensar que en un futuro se convierta en una herramienta masiva. Bitcoin es la moneda digital que permite transacciones entre particulares sin estar mediada por ninguna autoridad central, como un banco o un gobierno.

Blockchain, la tecnología en la que bitcoin se apoya, funciona de manera descentralizada: forma una red de computadoras alrededor del mundo, similar a los servidores distribuidos en distintos lugares que alojan la red de Internet. El bitcoin es sólo uno de los usos posibles que esta tecnología puede llegar a tomar, y ya hay varios ejemplos de otras aplicaciones. Hace unos meses Georgia se convirtió en el primer país del mundo que tiene un registro oficial de títulos de propiedad en la blockchain.

La red de bitcoins es muy segura ya que está diseñada de manera tal que todos los movimientos están registrados de manera inalterable. Sin embargo, los responsables de los movimientos pueden ser anónimos, lo que dificulta la verificación de su identidad. Hay quienes asocian al bitcoin con actividades ilegales aunque sea sólo una mínima fracción de los casos de uso.

¿Qué respaldo tiene?

Para eso, vale pensar: ¿cuál es el respaldo que tiene el oro? Su valor principal es su escasez. El respaldo de un billete de 100 dólares está dado por el gobierno de Estados Unidos y la Reserva Federal (el banco central del país) que lo controla, se pagan impuestos y se accede a bienes y servicios. En el caso de los bitcoins, su respaldo está dado por su escasez matemática y sus crecientes usos.

a- Escasez matemática:

Al día de hoy están emitidos 16.5 millones de los 21 millones totales, para el año 2032 van a estar emitidos el 99% de los bitcoins. El 1% restante se va a minar (la manera en que se emite la criptomoneda) hasta el año 2140

b- Crecientes usos:

Girar dinero a otro punto geográfico tiene un gran potencial, ya que el bitcoin es más eficiente y barato que cualquier sistema de remesas, un negocio que sólo a Western Union le implica 50.000 sucursales en todo el mundo con tres empleados en cada una. Se calcula que sólo en Tailandia, si las familias más pobres dejaran de usar el servicio de las empresas de remesas se ahorrarían 250 millones de dólares en fees por año. “Hay quienes argumentan que la blockchain podría contribuir a la reducción de la pobreza del mundo” dijo Gabriel Kurman, CEO y cofundador de Koibanx”

El comercio electrónico, donde se podría comprar objetos a cambio de bitcoins, y reemplazar a las tarjetas de crédito que fueron inventadas hace sesenta años y exponen la información personal en Internet con grandes brechas de seguridad, además de sus altos costos de intermediación.

¿Quién inventó el bitcoin?

Es un gran misterio. El primer paper se publicó en el 2008 por Satoshi Nakamoto, aunque no se conoce la identidad (fuera del mundo cibernético) de esta persona; y, de hecho, se cree que es un grupo de personas.

En el 2009 salió la primera versión del software y por ese entonces Satoshi se comunicaba por mail con algunos precursores de la criptomoneda. Quien quiera que sea, dejó de contestar dos años después y desde entonces no ha vuelto a aparecer. Hoy, no tiene mayor poder ni control sobre el bitcoin que cualquier otro usuario del software.

La primera transacción registrada con bitcoins sucedió en 2010 cuando una persona en California publicó en un foro que enviaría bitcoins si alguien le mandaba dos pizzas a su casa. Un londinense le mandó dos grandes a través de la cadena de pizzerías Papa John’s y recibió a cambio 10.000 bitcoins, hoy equivalentes a más de US$ 40 millones.

¿Quién lo emite?

Ningún gobierno ni entidad internacional decide sobre la emisión de bitcoins. Los bitcoins que se agregan van destinados a un “minero” (computadoras que compiten resolviendo ecuaciones y registran las transacciones de los usuarios en la blockchain); hoy en día aproximadamente cada diez minutos se emiten 12,5 bitcoins nuevos.

Los mineros descargan voluntaria y gratuitamente un programa que corre en automático (no hay humanos haciendo cuentas). Cada cuatro años la cantidad de bitcoins que reciben los mineros por escribir un nuevo bloque se reduce a la mitad; en el 2020 se reducirá a 6,75 por bloque.

¿Cuáles son los costos más importantes que tiene un minero? La compra y amortización del hardware y el gasto energético para correr los servidores. Los países que tienen un muy bajo costo de electricidad son los principales mineros (como Mongolia) o los que tienen acceso muy barato al hardware, como China. En la actualidad, el 80% de los bitcoins se mina en China y el que lo sigue es Islandia, con el 5 por ciento.

¿Es legal?

En la Argentina: únicamente dos organismos públicos se expidieron acerca del bitcoin. El BCRA dijo que el bitcoin no es moneda por no estar emitido por ningún gobierno y por lo tanto está fuera de su influencia, control y no tiene nada que decir al respecto. El otro es la Unidad de Información Financiera (UIF) que dijo que todos los entes o personas políticamente expuestos tienen que declarar sus tenencias de bitcoin, como sus tenencias de dólares u otros activos. Como no está prohibido, es absolutamente legal. Hay una resolución del consejo profesional de Ciencias Económicas que dice que en caso de declararlo como bienes personales, categorizarlo como “activos intangibles”. En otros países hubo arrestos con respecto al bitcoin, como el de Mark Karpeles CEO de Mt. Gox acusado de alterar los resultados de la compañía para incrementar su cuenta personal en un millón de dólares y el de Alexander Vinnik, un ruso que uso la moneda para lavado de dinero.

¿Se puede hackear?

La primera respuesta es simplemente “no” porque como la red es descentralizada un hacker con “malas intenciones” no podría quedarse con la información y el dinero de todos los usuarios como sucedió en algunas grandes cadenas de retails en Estados Unidos recientemente.

Los bitcoins se almacenan en wallets o billeteras digitales para su gestión. “La única forma de que alguien saque un bitcoin de tu billetera es teniendo acceso a tu clave privada. Queda a responsabilidad del usuario preservar con mucho cuidado esas claves”, explicó Rodolfo Andragnes director ejecutivo de la ONG Bitcoin Argentina. Además, dijo que “no hay forma de hacer un hackeo masivo. Y las claves no son “pepito123″ es una combinación de números y letras no descifrable de manera aleatoria”.

¿Cuáles son las nuevas monedas?

Ethereum: En el 2015 se publicó la primera versión de Ethereum que es una nueva tecnología de blockchain. Si el bitcoin era equivalente al libro contable de Luca Pacioli (el inventor del libro contable), Ethereum tiene las herramientas de un Excel. Se pueden programar “contratos inteligentes” que se automatizan “si a, después b, y si se confirma c”, se paga un monto. Es un software que maneja dinero digital programable. Si entre varias personas compran un Google car que se maneja solo, lo ponen a trabajar con Uber, Ethereum les permite distribuir dividendos al final del día y pagar los impuestos a la AFIP a fin de mes.

Bitcoin Cash: El bitcoin es una tecnología de código abierto y democrático. Cualquiera puede en cualquier momento hacer una modificación al protocolo y hacer uno nuevo. Si quien crea el protocolo nuevo no tiene relevancia, es una moneda nueva que a nadie le interesa. Si es un player relevante, entonces puede que sí. Uno de los mineros más importantes del mundo, Viabtc, tiene cerca del 5% de la minería global del mundo, decidió hacer una bifurcación de bitcoin, un “fork” por un desacuerdo que hubo entre la comunidad bitcoin con respecto a la velocidad de las transacciones. Una parte de la comunidad decidió optar por la propuesta conocida como Bitcoin Improvement Proposal. Desde el 1° de agosto, quienes tenían bitcoins en el sistema original reciben la misma cantidad de Bitcoin Cash.

¿Cómo se puede comprar?

Hay dos maneras de realizar operaciones con bitcoins. La primera es con una casa de cambio tradicional, es decir que convierte pesos o dólares a bitcoins y viceversa según el tipo de cambio determinado. Es la opción sencilla. También se puede realizar a través de un order book donde distintos actores definen órdenes de compra y de venta y una empresa intermediaria las realiza a cambio de una comisión, es más complejo, pero más económico. Para comparar precios, portales como Coinmonitor ofrecen esa información. “En el país empresas como ArgenBTC, Bitex, BitInka, Ripio, SatoshiTango o Xapo permiten a los usuarios comprar y vender bitcoins con distintos medios de pago, como transferencias bancarias, efectivo, Pago Fácil o Rapipago”, dijo Franco Amati cofundador de Bitcoin Argentina. Los bitcoins luego se almacenan en monederos, que no son otra cosa que las apps que permiten recibir, enviar y almacenar el dinero digital.

¿Puede haber una burbuja?

Quien hubiera comprado 1000 dólares de bitcoins en julio de 2010, cuando su valor era de US$ 0,05 hoy tendría más de US$ 80 millones. Este fenómeno de crecimiento extraordinario viene acompañado, para mucha gente, de los recuerdos de la burbuja de Internet que explotó al final de los 90.

Si el caso de bitcoin fuera similar a la burbuja de Internet, de la misma manera se podría pensar que una eventual explosión de la burbuja no significaría el fin de la criptomoneda. “La cantidad de transaccciones diarias está en aumento y eso es crecimiento y uso real. Es cierto que el bitcoin en su historia ha tenido picos de precio y alta volatilidad, pero todo pico tarde o temprano fue alcanzado nuevamente”, dijo Amati.

Los primeros impulsores del bitcoin descreían del sistema bancario que había coronado la crisis del 2008. Hoy, aunque la mayoría de los bancos centrales no utilice bitcoins, sí tienen unos cuantos proyectos apoyados en la misma tecnología deblockchain a la espera de mejorar su eficiencia. Entre los ejemplos más conocidos se encuentra el Banco de Inglaterra.

Fuente: La Nación 20/9/2017

Publicado en Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *